NOTICIA

Conservas Pedro Luis: ecología y solidaridad con África

 

Una empresa de Lodosa (Navarra) de alimentos ecológicos ha donado 10.000 euros para los proyectos sociales de la Orden de Agustinos Recoletos en Kamabai (Sierra Leona). Además, su director realizó un viaje a la misión africana en compañía de la presidenta de la ONG La Esperanza. Estas fueron sus impresiones.
Pedro Luis y Corpus Campo, con miembros de la Asociación de Género y Desarrollo de lucha contra la ablación en Kamabai.

Pedro Luis y Corpus Campo, con miembros de la Asociación de Género y Desarrollo de lucha contra la ablación en Kamabai.

Pedro Luis Antón es un joven emprendedor navarro cuya empresa, Conservas Pedro Luis, ha basado la gestión de negocio en productos agroalimentarios ecológicos y de alta calidad. Pero la calidad humana no está por debajo: en las etiquetas de sus productos, además de la información alimentaria, hay una foto de África y una llamada a la solidaridad.

Los compradores de más de 80 productos de Conservas Pedro Luis no sólo han tomado alimentos de primerísima calidad y elaborados con la certificación ecológica CPAEN-NNPEK. Además, han sabido que parte del importe que pagaron en su centro de distribución se ha dedicado a los proyectos sociales y educativos que lleva a cabo la Orden de Agustinos Recoletos en Kamabai (Sierra Leona) como la iniciativa «Pikines», a 3.820 kilómetros al sur de Lodosa.

comedores infantiles en Sierra Leona

comedores infantiles en Sierra Leona

Recientemente, Pedro Luis ha viajado a Sierra Leona para comprobar de primera mano la realidad de estos proyectos sociales y las condiciones en que viven las personas que van a ser beneficiarios de su campaña solidaria.

Ha sido un viaje muy enriquecedor, la gente es muy amable y cariñosa, en un principio da la sensación de que son muy felices, de que no necesitan nada más, pero conforme vas profundizando en su realidad, te vas dando cuenta de que necesitan muchísima ayuda para salir de su situación actual, dice Pedro Luis

.

Higienesaludsanidad y educación son los temas prioritarios. Quiero pensar que con la educación se puede poner solución al resto. No disponen de agua corriente, ni de luz. La mayoría de las casas son de barro y tejados de palma seca. No obstante se puede aprender mucho de ellos. Aún con toda la miseria que tienen, el que logra sobrevivir es feliz”.

Llevar la Solidaridad a miles de kilómetros es uno de los valores más estimados del que un pueblo como Lodosa se puede enorgullecer. Calidad social de una empresa y una ONG que son por derecho propio Made in Lodosa.

La situación de la mujer llamó especialmente la atención al joven emprendedor navarro: “Me sorprendió muchísimo la costumbre de la ablación femenina, es una práctica habitual dentro de su cultura… Y terrible”.

Respecto al trabajo de los Agustinos Recoletos en la misión, Pedro Luis dice que “el trabajo que realizan los misioneros en Sierra Leona es sorprendente. En la misión era un continuo pasar de gente, pidiendo ayuda, muchos eran niños desnutridos porque la madre no tenía leche o había fallecido. Algunos de ellos llegaban en estado lamentable”.

Pedro Luis, acompañado por Corpus Campo presidenta de la ONG La Esperanza de Lodosa, visitó prácticamente toda la misión: “Varios días fuimos a los poblados para repartir alimentos y ropa, la mayoría de las veces terminaba siendo una angustia, porque no había forma de poner orden y repartir en igualdad”.

proyecto PikinesTambién tuvieron la oportunidad de vivir la realidad de la cultura local o sus manifestaciones religiosas: “Las misas eran toda una fiesta: la gente cantando, bailando y tocando el tambor; en una de las misas apareció por la iglesia el imán musulmán. Las creencias en lo sobrenatural están muy arraigadas: brujas que vuelan (para verlas es necesario tener ojos especiales), asociación de hombres que por las noches se dedican a tocar el tambor y tomar alcohol (las mujeres creen que si los ven se les pueden caer las orejas y sangrar por los ojos)”.

Las infraestructuras locales y la falta de comunicación también sorprendió a los visitantes: “En algunas ocasiones pasé de ser el copiloto a ser el piloto del todoterreno; fue toda una aventura conducir por esos caminos hasta los distintos poblados”.

Incluso pudo hablar con algunas de las autoridades tribales locales: “Tuvimos la oportunidad de conocer al Paramout Chief, una especie de gobernador provincial. Nos enseñó el hospital de Kamabai, era como para echar a correr, más parecido a una cuadra que a un hospital. Lo único que lo podía identificar como un hospital era una vieja camilla”.

“Nuestra intención es seguir colaborando y aportando nuestro granito de arena, para que parte de estos niños tengan la oportunidad de estudiar y mejorar su situación”, dice este empresario solidario.

Información tomada de Agustinos Recoletos

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies