NOTICIA

Los Pimientos de Piquillo de Lodosa, oro rojo de Navarra

 

 

La Plataforma de internet Optimal Hotels & Residences publica en su blog un interesante artículo sobre el Pimiento del Piquillo de Lodosa, denominándolo «Oro rojo de Navarra». Escuchar la opinión de profesionales, gastrónomos o prescriptores no es mala cosa cuando se quiere trabajar por la Calidad unida a Lodosa y su producto estrella. Un honor las palabras que nos dedican.
Piquillos. Foto de I. Lastras

Piquillos. Foto de I. Lastras publicada por Optimal

Si acercamos la oreja en cualquier conversación que tenga que ver con la tradición gastronómica de Navarra, muy raro sería no escuchar nada acerca de los famosos pimientos de piquillo. Este tipo de pimiento se considera una auténtica delicia dentro y fuera de la comunidad, y prueba de ello son las infinitas recetas en las que siempre será el máximo protagonista.

Ya sea para disfrutar de su estupendo sabor o para acompañar otros alimentos consiguiendo una fusión de sabores casi imposible de describir, el pimiento de piquillo es sinónimo de la cultura del tenedor en toda Navarra. Sin embargo, es posible que una localidad se desmarque de las demás: estamos hablando de Lodosa, uno de los tantos pueblos del Valle del Ebro.

Allí, el que disfrute de la buena mesa tiene la oportunidad de deleitarse con el auténtico sabor de la tierra. Pueden considerarse afortunados aquellos que se dejen seducir por el olor y el sabor de un buen pimiento fresco, pues no hace tanto (allá por la década de los 60) este tipo de verdura sólo se producía para el consumo propio. Hoy, afortunadamente, se sirve en la mayoría de restaurantes de la comunidad.

Eso sí, no hay que dejarse engañar por la abundancia en una determinada zona, sino que hay que buscar la manera tradicional de recoger, cocinar y servir el pimiento, auténtica seña de identidad de este regalo para el sentido del gusto.

Después de la recolección (manual, por supuesto, entre los meses de septiembre y noviembre), el “oro rojo” se debe cocinar con sumo cuidado y cariño, siempre utilizando métodos artesanales como las cazuelas de barro y aderezándolos con sal y ajo en tiras. Sólo así se consigue potenciar al máximo su sabor, convirtiéndose en el acompañamiento perfecto para todo tipo de pescados y crustáceos, destacando entre ellos la combinación sublime que hace con el atún. El Pimiento del Piquillo es icono de los productos Made in Lodosa. Calidad en la Ribera de Navarra. Una estupenda razón para visitar Lodosa con tu Plan Gastronómico

 

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies