NOTICIA

Lodosa, escenario del Rey de la Faba en 2017

Fernando Hualde, de Muthiko Alaiak, Kike Ataun, concejal de festejos de Lodosa,  Pablo Azcona, alcalde de Lodosa y Ángel Navallas, alcalde de Sangüesa/Zangoza

Lodosa ha sido elegida para celebrar los actos del Rey de la Faba en 2017. Esta tradición que se celebra cada año en una localidad distinta de Navarra es una fiesta con claro sabor medieval. Tiene su origen en una ceremonia que se introdujo con motivo de la Epifanía o día de los Reyes Magos, en la Corte Real de Navarra en el siglo XIII, en tiempos de los Teobaldos (Teobaldo I reinó entre 1234 y 1253, y su hijo Teobaldo II lo hizo de 1253 a 1270). Dicha celebración está documentada desde el siglo XIV (1381) y se celebraba allá donde se encontraran los reyes en ese día. Los monarcas reunían a un grupo de niños pobres y les invitaban a comer un pastel o rosco en el que hallaba oculta una haba (“faba”, en lenguaje medieval). Aquel que encontrase la “faba” era proclamado rey por un día y era vestido con las galas de un monarca, además de ser agasajado como tal.

Un poco de historia

Foto: Javier Zubiri

Foto: Javier Zubiri

Tras la incorporación de Navarra a Castilla y debido a la ausencia de los reyes, estos fueron sustituidos por los virreyes. Fuera del ámbito de la Corte, el festejo continuó celebrándose con la elección de “emperador”. Esta elección y proclamación llegaron a ser adoptadas con gran entusiasmo por parte del pueblo, que vulgarizó y extendió el rito a los entornos familiares bajo la denominación de “echar el reináu” por medio del reparto de cartas o por el método tradicional del rosco troceado. Tras la proclamación real, el muchacho elegido era vitoreado con gran estruendo y ruido atronador, motivo por el que el Real Consejo de Navarra llegó a prohibir tales manifestaciones ruidosas en 1765 bajo pena de fuertes multas. Dicha orden acabó con los excesos ruidosos, pero la tradición del rosco se encuentra arraigada y totalmente consolidada.

La fiesta medieval fue restaurada en los años treinta del siglo XX por Ignacio Baleztena, fundador en 1931 de la peña Muthiko Alaiak (inicialmente con el nombre de Zaldiko Maldiko). La recuperación tuvo lugar en el marco del Círculo Carlista, en la Plaza del Castillo. En la década siguiente pasó la organización a la peña Muthiko Alaiak, que continuó celebrándola en sus locales eligiendo rey a un niño asilado en la Casa de Misericordia. En 1964 los peñistas decidieron convertirla en itinerante, contando con la participación de los niños de la localidad elegida cada año.

La fiesta actual, con toda la parafernalia de una coronación real medieval que entrelaza el rito del Rey de la Faba con el rito histórico de la entronización de los reyes navarros, ya no tiene una fecha concreta fija de celebración, que queda al arbitrio de los organizadores.

De todos modos, la noche de la víspera de la festividad de los Reyes Magos, se siguen degustando los famosos roscos de reyes en los que los niños buscan una “faba” o cualquier otra figurita sustitutiva de la misma. Estos roscos suelen traer una corona de cartón para que aquel que encuentre la “faba” sea coronado. Es la forma actual más contemporánea de mantener esta vieja tradición medieval dentro de cada hogar navarro.

En 2016 el acto tuvo lugar en Sangüesa/Zangoza. Este sábado ha tenido lugar en Pamplona/Iruña el traspaso de poderes entre ambas localidades en un acto en el que el alcalde de Sangüesa/Zangoza ha cedido el testigo al alcalde de Lodosa, pueblo en el que tendrá lugar en enero del año 2017 la ceremonia de coronación del Rey de la Faba.

 

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies